#TalentoSinEtiquetas

Atletas

El deportista de alto rendimiento, en ocasiones y debido a su entrega completa en la búsqueda del triunfo deportivo, puede tener inconvenientes en su preparación profesional, ya que al término de su carrera atlética se puede encontrar con menores posibilidades de conseguir trabajo.

Es importante reconocer la gran cantidad de habilidades y valores propios del deporte que son transferibles y tienen gran importancia dentro del ambiente corporativo. A la vez, también es necesario trabajar junto a los atletas para fomentar la formación académica durante la carrera deportiva para facilitar la transición al finalizar el desarrollo atlético.

NUESTROS PROTAGONISTAS

Karen

Tengo 27 años y desde los 16 que practico boxeo.

Empecé porque me parecía un deporte interesante y complicado, y sobre todo porque decían que era bueno para mantenerse bien físicamente. A los 16 hice mi primera pelea como boxeadora amateur. En esa categoría sumo 55 peleas. En el 2013 pasé al profesionalismo y hasta la actualidad sumo 13 peleas profesionales, y soy invicta. Mi objetivo es llegar a ser campeona mundial.

Además del deporte, siempre me interesó entender por qué las personas sufren, y tratar de escucharlas y ayudarlas. Es por esto que estudié Psicología al tiempo que me seguía desarrollando como deportista. En la actualidad estoy cursando un Posgrado en Drogadependencia en el Hospital Cenareso, que es el área donde me gustaría especializarme.

Hay mucho prejuicio con este deporte, más en el boxeo femenino. Lo que muchas veces se pierde de vista son todos los valores y esfuerzo para realizarlo. El deporte moldea tu personalidad y te da cualidades y valores muy importantes que también son muy válidos para el mundo laboral; como el trabajo en equipo, el esfuerzo, el logro de objetivos, la tolerancia a la frustración, la solidaridad, el compañerismo y la disciplina.

Actualmente, además de competir y dar clases de boxeo, trabajo como psicóloga de manera independiente. Muchos pacientes son los propios alumnos y colegas del club que se acercan precisamente en este ámbito para que les dé una mano, ya que jamás irían a un consultorio. A algunos de ellos los atiendo como sanadora práctica.

Hacer lo que a uno le apasiona lleva mucho esfuerzo, ¡y más cuando son varias cosas! Con mucho trabajo y perseverancia logré combinar mis dos pasiones: el boxeo y la psicología. Es difícil, pero vale la pena.

Martín

Tengo 28 años y vivo solo desde hace 6. Terminé mis estudios universitarios y de posgrado, y soy el número #1 de Argentina en Sable Masculino Mayores (Esgrima). También trabajo como consultor para un organismo internacional.

Arranqué con esgrima a los 11 años porque mi abuelo hacía y me daba curiosidad. A los 13, ya me dediqué de lleno a este deporte, ya que me di cuenta que definitivamente era lo mío y a los 6 meses gané mi primera medalla. A los 17 años gané mi primera medalla en un Juego Sudamericano y desde 2015 me mantengo como N°1 de Argentina.

Desde que empecé a competir sabía que no iba a vivir del deporte, pero también sabía qué quería estudiar. No fue fácil porque no tenía los recursos económicos para hacerlo, por lo que trabajando y compitiendo en el exterior ahorré para poder pagarme la Universidad.

El camino fue duro, pero todo lo que logré y lo que viví valió cada sacrificio. Si tuviese que recorrer ese camino de nuevo, tomaría las mismas decisiones que me llevaron a ser la persona que soy hoy. Estoy donde soñé estar, pero sigo soñando.

Dar´ya

Tengo 29 años, nací en Ucrania y soy argentina naturalizada. A los 5 años, mi mamá me llevó a probar Gimnasia Rítmica, me encantó y ahí arranqué. Tres años después ya estaba compitiendo a nivel provincial. Cuando tenía 12 años, mi familia decidió emigrar a la República Argentina.

Sólo tres meses luego de la llegada a Buenos Aires comencé a entrenar en el CeNARD y, poco tiempo después, me inscribí en el Club Italiano para poder competir a Nivel Federativo. Tras entrenar duro y adaptarme a la nueva vida, logré integrar la Selección Nacional de Gimnasia Rítmica Argentina desde el 2002 al 2011 inclusive, y del 2014 al 2015. Fui Campeona Nacional entre 2007 y 2011, y en el 2014. En 2011 fui finalista en los Juegos Panamericanos de Guadalajara, y en 2015 tuve el honor de ser la primera representante Argentina en la historia de la Gimnasia Rítmica en participar de los Juegos Olímpicos Universitarios. Ese mismo año decidí colgar las punteras definitivamente y me retiré del Alto Rendimiento.

En paralelo a todo mi desarrollo deportivo, terminé el colegio secundario en un idioma adquirido a los 12 años, que es el español. Luego me recibí de Diseñadora Gráfica en la UBA.

El deporte me formó. Me dio valores que me hicieron crecer tanto como persona, como profesional. Más allá del enorme esfuerzo físico y emocional que implicó todo el proceso, estoy segura que lo volvería a elegir.

Dejar el estudio de lado nunca fue una opción para mí. Si bien hacer las dos cosas al mismo tiempo fue arduo, siempre supe que también quería desarrollar profesionalmente una carrera universitaria.

Actualmente, trabajo como Asistente de Fortalecimiento Institucional en un ente deportivo y hago trabajos freelance como diseñadora.

¡Si lo deseás, podés! ¡Якщо ти хочеш, ти можеш! (Ucraniano)

No etiquetemos el talento

¡APROVECHÉMOSLO!

Contactate con #TalentoSinEtiquetas

Conocé los otros grupos de #TalentoSinEtiquetas