#TalentoSinEtiquetas

+ 45

Hay personas que quedaron al margen del circuito de empleo, despedidos de los lugares donde trabajaban, aventurados a buscar nuevos desafíos, o personas que dejaron de trabajar por algún motivo y desean o requieren volver al mercado laboral.

En Argentina hay aproximadamente 800.000 personas en este rango etario que no pueden volver al mercado laboral, ya sean profesionales o no. Asimismo, se estima que el 80% de las ofertas de empleo son para menores de 45. Frente a esta situación es esencial tener en cuenta que a partir de esta edad, las personas poseen características diferenciadoras que los hacen valiosos para el mercado laboral.

NUESTROS PROTAGONISTAS

Graciela

A mis 60 años, puedo decir que hice de todo. Viví en Bahía Blanca, donde formé mi familia, y luego me fui a vivir a Colón, Entre Ríos, porque necesitaba realizar un cambio en mi vida. Allí tuve diversos emprendimientos relacionados con la gastronomía, que es lo que siempre supe hacer.

En 2010 me separé y me vine a vivir a Buenos Aires. Como se me hacía difícil conseguir trabajo, me anoté como voluntaria en una ONG y comencé a cuidar a una mujer enferma.

Un día, por casualidad, entré a una oficina del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y aproveché para dejar mi currículum. Al día siguiente me llamaron y empecé a trabajar en distintos proyectos sociales.

Gracias al buen vínculo que generé con mi empleador, hace 5 años me cambiaron de puesto para trabajar como recepcionista, y ahí continúo el día de hoy. Además, tengo un emprendimiento de crochet.

La oportunidad hay que salir a buscarla. Siempre. Es necesario intentarlo; siempre algo vas a encontrar. Tenemos que aprender a dejar de pensar en qué puede pensar el otro, y pensar: YO PUEDO.

José

Soy un padre orgulloso de dos mellizos de 9 años y tengo 56.

Estudié para Contador y trabajé durante muchos años en un importante banco en diferentes puestos y sectores. Lamentablemente, en el 2010 me desvincularon y comencé a trabajar bajo la modalidad freelance. En ese tiempo apliqué a muchísimas búsquedas, pero la edad era siempre un requisito.

En 2015, un amigo me comentó que había visto por redes sociales un curso de reinserción laboral para personas mayores de 45 años de una importante institución educativa y me anoté. Quería saber cómo buscar trabajo después de tanto tiempo, así que lo aproveché.

Aunque ya había perdido la esperanza de volver a trabajar en una gran empresa, el año pasado conseguí trabajo en Santander Rio y, desde entonces, estoy trabajando en el call center de la empresa.

Siempre hay que estar abierto a las oportunidades y aprovecharlas. Lo técnico se aprende y la experiencia de trabajar con distintas generaciones es muy enriquecedora.

Ana

Tengo 47 años y dos hijas. Soy una apasionada de la lectura y la tecnología.

Estudié Diseño Gráfico, así como 3 idiomas: inglés, chino mandarín y maorí (¡porque soy fanática de los All Blacks!).

Trabajé en varios lugares: en una editorial donde diseñaba y vendía libros, en un mayorista de tecnología y en una start up petrolera. Por el contexto del país, las tres empresas cerraron y tuve que salir a buscar nuevos rumbos.

Siempre le di mucha importancia a estar ocupada. En los meses que estuve desempleada, trabajé como diseñadora y brindando asistencia contable de manera freelance. Además, mi pasión por la tecnología me llevó a ser docente de Educación Tecnológica.

Hace dos años, me presenté a una entrevista para volver al ámbito corporativo y, aunque pensé que no iba a quedar por mi edad, desde ese momento estoy trabajando en Adecco para el área administrativa.

Creo que es importante que no perdamos la curiosidad. Tenemos que estar actualizados y nunca dejar de aprender cosas nuevas.

No etiquetemos el talento

¡APROVECHÉMOSLO!

Contactate con #TalentoSinEtiquetas

Conocé los otros grupos de #TalentoSinEtiquetas