Volver a Noticias Publicado el Miércoles 7 abril 2021 en la categoría Sustentabilidad

El desafío del equilibrio trabajo y vida personal en tiempos de pandemia

balance-laboral
FacebookLinkedInTwitterEmail

La experiencia del año pasado nos ha dejado ciertos aprendizajes en lo que refiere al difícil equilibrio entre la vida laboral y personal / familiar en un contexto tan complejo como el que estamos viviendo. En principio, la implementación del home-office significó ciertas ventajas tanto para empresas -la aceleración de procesos de digitalización, la posibilidad de llegar a más personas con reuniones y capacitaciones online, la oportunidad de destrabar barreras geográficas- como para sus colaboradores -el tiempo de viaje ahorrado, una mayor flexibilidad de horarios para organizar la vida personal-. Sin embargo, también implicó ciertas desventajas: la dificultad para la desconexión, trabajo por fuera del horario, la complejidad de lograr la convivencia entre tareas laborales y la vida personal en un espacio que no ha sido diseñado para eso. Sin dudas, todo ello repercute en aspectos como la competitividad, el clima de trabajo, un mayor ausentismo y la rotación de personal.

 

Una gestión sustentable del negocio implica, entre otras cuestiones, promover una cultura de trabajo en la que todos los colaboradores puedan desarrollarse plenamente tanto desde lo profesional como desde lo personal. En esta línea compartimos algunos consejos que los empleadores pueden tomar en cuenta para fortalecer este equilibrio:

 

  • Apoyar los tiempos de la familia: tener en cuenta las situaciones particulares de los colaboradores con hijos pequeños, brindar flexibilidad para que puedan llevarlos y buscarlos de la escuela, realizar actividades online que los integren.
  • Incentivar la desconexión: establecer límites y horarios para evitar los mensajes laborales, alentar la programación de mails para que solo sean enviados en horario de trabajo.
  • Recordar la importancia de las vacaciones: animar a los colaboradores a tomarlas y trabajar con ellos para que puedan desconectarse por completo durante ese tiempo.
  • Bienestar físico y personal: promover espacios para el disfrute por fuera del trabajo, proponiendo encuentros online más distendidos o actividades como clases de yoga o de ejercicios, talleres de cocina y nutrición, entre otros.
  • Involucrarse con proyectos sociales: seguramente muchos colaboradores se encuentren apoyando distintas causas, en particular en este contexto adverso. Generar o potenciar programas de apoyo financiero a dichos proyectos es una buena manera de incentivar el relacionamiento con la comunidad por parte de la empresa y fortalecer la motivación de los colaboradores a la par.
  • Flexibilidad de acuerdo a las circunstancias: tener en cuenta que cada colaborador es diferente y cuenta con realidades particulares. Crear canales de comunicación fluidos para que puedan expresar sus dudas y preocupaciones.