Volver a Noticias Publicado el Miércoles 12 mayo 2021 en la categoría Actualidad, RRHH, Sustentabilidad

Un futuro laboral más inclusivo

inclusion
FacebookLinkedInTwitterEmail

Los modelos empresariales se encuentran transitando transformaciones culturales en donde la diversidad ha adquirido un valor estratégico. Los criterios de la diversidad y la inclusión (D+I) están siendo incorporados dentro de sus políticas, formando parte de sus principios generales y de cada propuesta de valor. Las tendencias indican que la diversidad corporativa está pasando a convertirse en un elemento estructural y transversal a todas las empresas: no solo las grandes compañías, sino también las medianas y pequeñas.

 

Para fortalecer la D+I dentro de los equipos de trabajo es importante comenzar por distinguir ambos conceptos y comprenderlos como complementarios. Así, podemos decir que mientras que la diversidad es una realidad social y constituye un reto para la gestión empresarial, la inclusión, por su parte, refiere a la capacidad de gestionar esa diversidad, promoviendo y valorando los distintos talentos, experiencias e identidades.

 

¿Qué implica, entonces, gestionar la diversidad para promover una cultura de trabajo más inclusiva? Compartimos a continuación algunos disparadores para comenzar a abordar estos desafíos:

  • Introducir a la organización a la mirada D+I con espacios para la sensibilización.
  • Concientizar al personal de todos los niveles de la empresa para que los procesos de contratación y promoción se encuentren libres de sesgos.
  • Capacitar a todo el equipo de trabajo para la eliminación de comportamientos discriminatorios.
  • Protocolos para la eliminación de la violencia y el acoso en el entorno laboral.
  • Comunicaciones más inclusivas: desde los anuncios de búsquedas laborales hasta las campañas de marketing y publicidad.
  • Implementación de CVs ciegos en los procesos de selección.
  • Adecuar la infraestructura en donde sea necesario.
  • Promover evaluaciones de desempeño libres de sesgos.
  • Beneficios que apoyen el equilibrio entre la vida personal y laboral.
  • Políticas activas para la contratación de poblaciones vulneradas.

Mucho se habla hoy de los grandes beneficios de la diversidad corporativa. Lo cierto es que centrarnos solo en ellos es, en realidad, tener una mirada muy parcializada: hoy el paradigma D&I se ha convertido en un imperativo para toda compañía que quiera ser sostenible en el tiempo. En este sentido, resulta fundamental que el sector empresario forme parte activa de las conversaciones y los cambios que están transcurriendo en nuestro país y en todo el mundo, y que las compañías puedan reflejar la sociedad diversa y compleja de la que formamos parte.