Volver a Noticias Publicado el Lunes 7 junio 2021 en la categoría Actualidad

El rol de las masculinidades en los procesos de diversidad e inclusión

Diversidad
FacebookLinkedInTwitterEmail

La agenda de diversidad, inclusión y género se instala cada vez más en las empresas. Cuando abordamos estos temas es importante problematizar también el rol de los varones desde las distintas masculinidades que pueden asumir –muchas de ellas en discordancia con el modelo masculino hegemónico o tradicional-, tanto en el ámbito profesional como doméstico.

El desafío es corrernos de una mirada androcéntrica, es decir, aquella que pone a la masculinidad como parámetro universal, relegando a lo femenino y a todo lo que no encaje en ese molde a una posición marginal o inexistente. Esta visión no solo estigmatiza a las mujeres, sino también a los varones que no se adaptan a los estereotipos que rigen según su género. Tradicionalmente, dichos estereotipos han forzado a los hombres a cumplir con “las 4 P”: productores, proveedores, protectores y progenitores. Si bien estos mandatos están cada vez más cuestionados, todavía continúan fuertemente arraigados en muchos sectores de nuestra sociedad y es importante que desde las empresas se contribuya a desnaturalizarlos como parte de los procesos de transformación cultural que se encuentran transitando hacia organizaciones más inclusivas.

Para eso, compartimos algunos posibles disparadores para trabajar en las organizaciones y empresas sobre masculinidades, diversidad e inclusión:
• Generar prácticas y procesos que contribuyan a un mayor equilibrio entre vida laboral y vida personal. No focalizar estas iniciativas en las colaboradoras mujeres, sino en todo el personal.
• Apoyar los tiempos de la familia poniendo el foco en la importancia de que los varones asuman las tareas de cuidado de manera compartida: tener en cuenta las situaciones particulares de los colaboradores con hijos pequeños, brindar flexibilidad para que puedan llevarlos y buscarlos de la escuela, realizar actividades que los integren, etc.
• Desarrollar iniciativas y beneficios concretos para promover un mayor involucramiento de los varones en las tareas de cuidado, como por ejemplo mediante la ampliación de la licencia de paternidad.
• Involucrar a los varones activamente en lograr un cambio cultural hacia una mayor equidad, de modo que este objetivo no sea responsabilidad meramente de las mujeres de la compañía.
• Promover espacios de concientización para trabajar sobre diversidad e inclusión y específicamente sobre masculinidad, corresponsabilidad en tareas domésticas y de cuidados, microagresiones, violencias, etc.
• Diseñar comunicaciones inclusivas en las que las figuras masculinas no representen solamente masculinidades tradicionales.