Volver a Noticias Publicado el Lunes 23 marzo 2020 en la categoría Actualidad

La igualdad de género en tiempos de cuarentena obligatoria

genero
FacebookLinkedInTwitterEmail

Las circunstancias adversas y particulares en las que nos encontramos nos llevan a preguntarnos sobre cómo la situación de aislamiento afecta a empleados y empleadas desde una perspectiva de género. Compartimos a continuación algunas reflexiones a modo de disparador:

  • Violencia de género: el aislamiento pone a las víctimas de violencia de género en una situación de especial vulnerabilidad, ya que aumenta el riesgo y a la vez se dificultan sus posibilidades de denunciar, así como el acceso a redes laborales, comunitarias, familiares y amistosas que puedan ayudarlas. Si tenemos en cuenta que desde el inicio de la cuarentena ya hubo 15 femicidios, es fundamental difundir el recurso de la línea 144 entre colaboradoras y hacer campañas que aborden esta problemática.
  • Distribución de trabajo doméstico: son muchas las empresas que se encuentran transitando experiencias de teletrabajo por primera vez y, en este sentido, circulan varias recomendaciones y buenas prácticas para empleados. Es importante que no dejemos de lado la concientización sobre el reparto de las tareas del hogar para evitar que éstas recaigan solo sobre las mujeres.
  • El cuidado de los niños en situaciones de separación: de acuerdo con la normativa que dispuso el Gobierno, se encuentra suspendido el régimen de visitas y comunicación habitual de padres y madres no convivientes (con la excepción de razones laborales o de enfermedad). Esto implica que desde las empresas se debería tener especial consideración a las personas de sus equipos de trabajo que se encuentran atravesando esta situación -que en general son mujeres-, respondiendo a responsabilidades laborales y a los cuidados de sus hijos a la vez. Lo mismo aplica para las familias monoparentales.
  • Respeto: en una coyuntura en la que la vida laboral y la personal se vinculan como nunca antes, es necesario reflexionar sobre la importancia de respetar la privacidad de cada persona y lo que ésta se encuentra dispuesta a compartir con su equipo de trabajo (ya sea sobre su situación familiar, su orientación sexual, identidad, etc.). Preguntas simples como “¿con quién estás pasando la cuarentena?”, por ejemplo, podrían llegar a generar incomodidad en algunas personas. En este sentido, es importante no solo respetar la privacidad de quienes no deseen explicitar cuestiones de su vida personal, sino también generar un ambiente de trabajo que promueva y valore la diversidad.
  • Empatía: tengamos presente que cada situación de aislamiento es distinta y no sabemos en qué condiciones se encuentra cada integrante de la empresa. Promover vínculos de respeto y cuidado implica también evitar la indiferencia.

Frente al desafiante contexto en el que nos encontramos actualmente, en el ámbito laboral va a ser necesario seguir reflexionando sobre este tema y de qué manera lo estamos abordando, de modo de evitar que la cuarentena continúe ampliando la brecha de género.