Volver a Noticias Publicado el Lunes 5 julio 2021 en la categoría Actualidad, Sustentabilidad

La inclusión laboral trans en el sector privado

trans
FacebookLinkedInTwitterEmail

Las personas trans (transexuales, transgénero y travestis) constituyen uno de los sectores de la población que más sufre la discriminación y la estigmatización. Uno de los ámbitos en los que más se expresa la vulneración de sus derechos es en el laboral. Según la organización Contratá Trans, el 70% de las personas trans no ha asistido a entrevistas de trabajo desde que asumieron su identidad de género. En este sentido, la recientemente sancionada Ley de cupo laboral travesti-trans constituye una gran oportunidad para promover una mayor inclusión del colectivo. Dicha normativa no solo contempla un mínimo del 1% para toda la planta laboral del Estado nacional, sino que además prevé incentivos económicos por contratación para el sector privado.

De acuerdo a un relevamiento realizado en 2020 por Adecco Argentina, en más de 340 departamentos de Recursos Humanos de compañías nacionales y multinacionales que desarrollan actividades en el país, el 90% de las empresas no cuenta con políticas proactivas para la contratación de personas trans. Asimismo, un 63% de las personas consultadas reconocieron no contemplar estrategias para evitar sesgos inconscientes en sus procesos de selección.

Promover la diversidad sexual en el ámbito laboral contribuye a derribar prejuicios y facilita que las personas puedan expresar libremente quiénes son y vivir sin discriminación en su lugar de trabajo. Para ello, es importante que empresas y organizaciones no solo “acepten” la diversidad, sino que también la promuevan, incentiven y celebren. Más allá de las contrataciones realizadas, esto implica, por un lado, generar instancias de formación, diálogo y sensibilización en todos los niveles de la empresa sobre distintas cuestiones vinculadas a la diversidad sexual. Pero, a su vez, es necesario el diseño de políticas y planes estratégicos que manifiesten el compromiso activo de la alta dirección con estas cuestiones, fortaleciendo así liderazgos más inclusivos.