Volver a Noticias Publicado el Martes 24 abril 2018 en la categoría Sustentabilidad

Todos somos diversos

Group of Diversity People Volunteer Community Service

Muchos creen que la diversidad es algo que está ahí afuera, que le pasamos al lado cuando vamos en el auto o caminando por la calle. Pero que no tiene nada que ver con uno.

Sin embargo, si hay algo que por naturaleza es el hombre, es que es diverso. Hasta los gemelos, que serían los sujetos que tienen más posibilidades de ser idénticos, no lo son. Uno, por ejemplo, puede ser más alto, con facilidad para las matemáticas, y que le guste cocinar. El otro, por ahí tiene que usar anteojos, puede tener gran habilidad para el arte y encantarle las películas de terror.

Todos nos diferenciamos entre sí, ya sea por características fijas; como es la edad, como también por otras cuestiones que sí pueden modificarse; tales como el color del pelo, los gustos y preferencias, capacidades físicas, etc. Estas diversidades pueden agruparse de diferentes formas: adultos mayores, inmigrantes, orientaciones y preferencias sexuales, discapacidades, habilidades, capacidad adquisitiva, etc.

Todos somos diversos. Aún hoy, muchos no sabemos cómo abordar el tema porque todavía no tenemos muy claro qué implica asumir esta realidad tan natural en nuestras empresas. Y aún hay más: muchos no entendemos del todo el concepto.

Abordaré el tema de la diversidad de forma breve, pero intentando ser lo más clara posible. Empezaré por definir el concepto para luego ver su articulación e implicancias para la empresa.

 

Entonces, ¿qué es la diversidad?

Diversidad significa comprender que cada individuo es único y reconocer que existen diferencias individuales y colectivas, como las que se mencionaron.

 

¿Por qué es importante para el negocio?

Lo dicho hasta el momento debería hacernos reflexionar sobre el tema y su importancia a nivel personal. Pero también es un tema fundamental para la gestión empresarial.

En un esquema tradicional, el negocio de la empresa era, justamente, el negocio. Con determinados recursos se generaba determinada producción, y eso era lo que importaba. No se tenían en cuenta otras cuestiones.

Sin embargo, hace ya muchos años, este modelo empezó a ponerse en duda, y otros factores comenzaron a tomar relevancia y a ser tenidos en cuenta; como por ejemplo la relación de la empresa para con sus empleados, la comunidad en la que opera, el medioambiente.

La globalización es un fenómeno que no sólo no se ralentiza con el tiempo, sino que, por el contrario, cada vez adquiere mayor relevancia como factor contextual a ser tenido en cuenta para cualquier análisis e interpretación que se quiera hacer de la realidad cotidiana.

Esto tiene dos implicancias muy importantes para el sector privado. Por un lado, los requisitos que imponen los nuevos entornos llevan asociados complejidad, dinamismo y una creciente heterogeneidad de los mercados laborales en donde las reglas tradicionales de gestión de equipos han quedado superadas. Por otro lado, la diversidad es un elemento que aparece cada vez con más evidencia y con más fuerza, y requiere que se le preste atención y que sea tenido en cuenta.

La incorporación de estrategias internas de promoción de la diversidad no está relacionada únicamente a razones éticas y/o legales, sino que representa beneficios tangibles para la empresa que las adopte. Dentro de éstos se pueden mencionar:

 

  • Genera mayor creatividad e innovación.
  • Promueve la creación de ideas y generación de varias respuestas ante un mismo problema.
  • Otorga mejor conocimiento y comprensión de los diversos clientes con los que la organización se relaciona.
  • Contribuye a ampliar la base de clientes y facilitar el acceso a los mercados.
  • Fomenta e incentiva el desarrollo de nuevas miradas sobre oportunidades de negocio y nuevos mercados.
  • Da capacidad de respuesta más eficaz a las necesidades derivadas del creciente número de clientes potenciales cada vez más diversos.
  • Atracción y retención de talento.
  • Muestra compromiso con la responsabilidad social interna de la organización.
  • Profundiza y contribuye al compromiso que tiene la organización con la sociedad en la que opera.
  • Contribuye a mejorar tanto la imagen corporativa, como la marca empleadora.
  • Contribuye con el cambio organizacional en pos del logro y/o mantenimiento del liderazgo en un contexto cambiante.

 

Según un informe realizado por The Conference Board “The Business case for diversity and work/life issues: good practices” (El caso empresarial para la diversidad y temas de vida/trabajo: buenas prácticas), el 83% de las empresas en la Unión Europea afirman que las políticas de diversidad y conciliación tienen un impacto positivo en el negocio por las siguientes razones:

  • Potencian el cambio cultural.
  • Responden a las normativas de anti-discriminación.
  • Mejoran el mix de la fuerza laboral, lo que aumenta la eficacia empresarial.
  • Incrementan las oportunidades de mercado.
  • Se gana ventaja competitiva en el mercado.
  • El cambio de la fuerza laboral es el reflejo de los clientes, quienes a su vez son el reflejo de sus proveedores.
  • Alinean a los agentes internos y externos (y contribuyen a los resultados empresariales).
  • Mejoran la imagen corporativa.

 

Requiere que estemos preparados

Para poder aprovechar todo el potencial que tiene la adopción de una plantilla diversa es necesario readaptar aquellos grupos de trabajo que se vienen rigiendo bajo esquemas estandarizados. Es decir, se debe trabajar sobre la convivencia y la dinámica de los equipos. Por ende, es fundamental implementar las acciones necesarias para fomentar la convivencia en la diversidad.

En los entornos laborales, una adecuada convivencia redunda en mejoras; tanto en el desempeño laboral, así como a nivel personal. En el primer caso, está relacionado con un clima laboral más ameno, un aumento del rendimiento profesional y el desempeño en las tareas, un trabajo en equipo más eficiente, una disminución y resolución de conflictos que surgen en la relación profesional, una mejora de los flujos de comunicación, entre otros. En cuanto a nivel personal, una buena convivencia en el trabajo favorece la conformidad con el espacio laboral, que la persona se sienta más a gusto, disminuye los niveles de estrés y aumenta los de satisfacción respecto a las tareas realizadas.

Es importante que cada empresa -dependiendo de su estructura original, de su misión y valores, y de la normativa vigente- haga un análisis para definir qué tipo de inclusión es la que desea promover, tanto hacia el interior como en sus acciones externas. Asimismo, puede elegir trabajar con algún grupo o sector en particular.

 

 

Conclusión

La diversidad es inevitable. Forma parte de nuestra realidad cotidiana, tanto en nuestra vida fuera como dentro de la empresa. Tiene que dejar de ser un tema tabú. Es necesario que se naturalice y que la empresa como un todo se capacite para ir derribando los mitos, haciendo frente a prejuicios y rompiendo con estructuras mentales que alejan a las empresas de los contextos reales en los que ellas, sus clientes y sus propios empleados están insertos.

Por lo tanto, es fundamental que las empresas se hagan de las herramientas, competencias, habilidades, estructuras y de todos los recursos necesarios para afrontar los conflictos que puedan surgir en dicho proceso, y para construir en positivo la convivencia “desde” y “en” la diversidad.

Hablar de esto, pensar en esto, diseñar e implementar políticas sobre este tema, ya no puede ser una opción. Es hacer frente a una realidad que está acá con nosotros, incorporándola y potenciando todos los beneficios que trae aparejados.